jueves, 16 de marzo de 2017

BEBEDEROS ó ALIMENTADORES
para colibríes




    Existen muchas formas e ideas en la elaboración de bebederos para colibríes: desde los más sofisticados a los más sencillos, desde los más comerciales a los más prácticos; lo importante es entender el buen uso que hemos de hacer de estos pequeños oasis para estas importantes, bellas y pequeñas avecillas de nuestro continente americano.



Algunos bebederos atractivos y comerciales:









Algunos no son tan complicados y podríamos improvisar...





... hasta con un envase plástico:





Lo importante es que estos bebederos tengan colores brillantes y atractivos (entre rojos y amarillos)

          


Ahora veamos algunas consideraciones para el cuido y elaboración de la mezcla y recipiente que han de prepararse para estos bebederos:


- SOBRE LA MEZCLA AZUCARADA

    Una porción de azúcar por cuatro a cinco porciones de agua.

    Hervir esta mezcla por unos tres minutos para homogenizar la solución azucarada matándo gérmenes, bacterias y hongos.

    Para una semana se puede preparar con una taza de azúcar con cinco porciones iguales de agua. A los bebederos se le han de poner "dos dedos" (unos 2 cms de profundidad) de solución azucarada para no crear desperdicios. La solución restante así preparada guardarla en la refrigeradora, para tomar de ella solamente la que vamos a ocupar diariamente.

    El cambio y mantenimiento del bebedero ha de hacerse diariamente por las mañanas. El bebedero se ha de lavar sólo con agua todos los días (no ocupar deteregentes, lejía o jabón).

    El suministro de esta solución azucarada ha de hacerse de forma contínua todos los días, no de forma salteada, para que no se pierda el interés de estas aves en regresar.

     Al llegar el atardecer, observar el volumen que ha sido ingerido, lavar el resto (sólo con agua sin deteregentes, y no volverlo a reutilizar). La solución así expuesta se convierte en caldo atractivo para bacterias y hongos (e incluso insectos).

    Diariamente al finalizar el día se vá estimando el volumen de consumo de acuerdo a la cantidad de avecillas que frecuentarán nuestro bebedero. El mismo volumen habrá de proporcionarse al siguiente día como reemplazo, que irá aumentando con el número de avecillas que nos visitan. Es de hacer notar que la práctica de tener un bebedero para colibríes también conlleva una responsabilidad para su cuido y mantenimiento; que debe ser de forma permanente y continua, todos los días, por una persona amante y sensiblemente cuidadosa de estas aves.


- SOBRE LA ELABORACIÓN DE BEBEDEROS

    Para esto he seleccionado algunos vídeos que pueden observarse en Youtube, donde se explica de manera sencilla la elaboración de los mismos. Hay que tener en cuenta que la información es básica y no todos la manejan de igual forma. Así la cantidad de líquido (solución azucarada) para cada uno de estos bebederos ha de ser de acuerdo al volumen de consumo real por día, para evitar innecesarios desperdicios :










"Jardín encantado"


PROBLEMAS OBSERVADOS EN MIS BEBEDEROS

    Cuidar de estos bebederos es una pasión educable, pero no deja de ser incómodo y lamentable observar que lo que es una fuente de alimento para los coiibríes se convierta en una trampa mortal para las pequeñas abejas de la especie Tetragonisca angustula (las llamadas abejas de chumelo). Cuando éstas abejas invaden a los bebederos lo hacen por cientos, y decenas penetran en los pequeños agujeros dispuestos para que beban los colibrís.



    A la mañana siguiente, cuando se procede a su lavado, se encuentra que muchas se han ahogado en su interior; algunas todavía vivas y muchas que se resisten a retirarse. A diario me ha tocado evacuar esta mortandad de abejas... con suerte no son de las que "pican" (Apis mellifera) o avispas. Viendo el problema busqué ayuda en Internet donde, entre otros, me recomendaban usar esencia de menta para espantarlas lo que, contrariamente, las atraía más; así que ideé huntar con aceite para el cuido de niños los bordes y contornos del bebedero, dándome un mejor resultado; aunque pareciera que también ofendiera el olfato de las avecillas, pues he visto mermar sus visitas. Reduciendo la huntada con un algodón parece obtenerse mejores resultados. Quizá algunos de los que me leen tengan una mejor solución.

    Por otro lado, también las hormigas son el mismo problema... como no vuelan, es más fácil controlar o bloquear su recorrido: huntando en la base colgante del bebedero algo de grasa baselina. Sus comentarios serán bienvenidos.

    Por cierto, sin afán de hacer propaganda, en los almacenes Dollar City, venden bebederos a un precio razonable.










Especial agradecimiento al amigo Ricardo Zarate que me dió la idea e información básica para la realización de esta entrada en el blog.
.

3 comentarios:

  1. Realmente me encantó , todo el trabajo echo en ese lugar ver todos los pajaritos juntos Maravilloso

    ResponderEliminar
  2. Olá. Gostaria de saber onde comprar esses vidros para fazer os bebedouros.
    Maravilhosos. Obrigada.

    ResponderEliminar